Argentina - Capital Federal -Sitio web con información y contenidos de Su Revista Barrial, revista en papel de distribución gratuita en los barrios de Villa del parque, Villa Devoto, Villa Pueyrredón, Agronomía, Paternal, Villa Mitre y Santa Rita. Notas barriales y de interés general
 
 

 

 

Su Revista Villa del Parque y Devoto Cuento
Son Cosas Intimas
Muchas veces los chicos hacen cada pregunta que uno no sabe si reirse o sacarlos corriendo. Les quiero contar lo que me pasó con mi hija Susana los otros días. Resulta que yo estaba lo más tranquilo leyendo el diario en mi casa, y en eso ella se me acerca y se sienta al lado mío sin decir una sola palabra. Era evidente que algo estaba pasando.
Yo la miré de reojo y no dije nada. Ya me imaginaba el pechazo de turno en puerta. Así que seguí leyendo el asunto ése de las internas en los partidos políticos, lo más tranquilo. Al ratito nomás, mi hija me dice si me puede hacer una pregunta. Yo le dije que sí; qué otra cosa le iba a decir, no..¿Y bueno? Me pregunta por qué nunca me había escuchado decir a mamá.¡"Te amo!" ¿Qué tal? Pero miren con que pregunta me sale la mocosa. Por qué nunca me escuchó decirle a la vieja: ¡Te amo! La verdad, la verdad, esta generación tiene cada ocurrencia. Ellos abren la boca y zas, le sale cualquier pavada. Yo sigo diciendo que muchas veces a los mocosos no hay que llevarles tanto el apunte, porque sino, a uno lo vuelven loco. Y Susy no se quedó conforme con mi sonrisa, sino que me dijo que la pregunta era muy en serio y que no me fijara en que recién tenía 13 años. Que era muy importante para ella saber por qué nunca me había escuchado decirle a mamá que la amaba y que tampoco nunca le había contado cómo nos habíamos enamorado y cómo fue que me le había declarado.
Pero ¿se dan cuenta ustedes las pavadas que pueden preguntar los hijos, eh? Miren lo que me viene a decir a esta altura del partido. Uno ya es grande. Ya dio la vuelta al codo en esta carrera. Aparte con todos los problemas de guita que hay hoy en día, como para andar conversando sobre estas cosas íntimas. Tienen demasiado tiempo en la vida para andar preguntando sobre el amor y toda esa menesunda.
No sé... hay otras cosas más importantes que andar preguntando pavadas, no.
Así que le dije que era mejor que fuese a darle una mano a la vieja en la cocina y me dejase terminar de leer el diario. Susy se levantó en silencio y se fue del living. Y yo seguí con el asunto de las internas que era mas importante, que embromar. Pero miren que ganas de no tener nada que hacer, eh. Preguntar por qué nunca me había escuchado decir: ¡Te amo!
¿Pero qué se creen? Que uno es artista de la TV, Vamos. Es para reirse, no. Se creen que uno no tiene otra cosa que hacer que andar por la casa abrazando a la mujer delante de los hijos, besándola y diciéndole que la quiere, que la ama, y que esta loco por así, como si fuera un pichicho alzado.
Yo creo que cada cosa tiene su momento y chau. Y después de todo, para que voy a decirle esas cosas a mi mujer si ella ya lo sabe. O acaso no sabe que uno la quiere, la ama, y todas esas pavadas que se dicen. Cuando éramos novios ya se las dije. Y para andar tocándola está el dormitorio y listo. No.
Esas cosas están bien para los chicos. Pero se imaginan si me vieran los muchachos del café, abrazado a la bruja y estar diciéndole: ¡te amo!, no me lo quiero imaginar. Me cargarían hasta el día del juicio final. El papelón del siglo. Esas cosas íntimas ya no se dicen más. Si la mujer ya sabe que uno la quiere. Acaso ¿uno no se rompe todos los días para que no le falta nada?
Además, uno ya es grande para andar haciendo papelones frente a los chicos. Y menos andar contando cómo se enamoró. Y cómo se declaró. No sé, a mi me da vergüenza. Que quieren que les diga. Hace como mil años que ya no digo todas esas cosas. No se por qué. ¿La verdad, la verdad? No se por que. La vida es así, no
Claro que, a lo mejor pensándolo bien... tal vez Susy tenga algo de razón, no. Después de todo,. Como le diríamos a los chicos que esas cosas no las hacemos más porque uno ya es grande o.. que se olvidó de las caricias.. de las palabras de amor.. de tomarse de las manos y mirarse a los ojos en silencio..caminar abrazados por un parque..compartir con los dientes un chocolatín y.. Y que todo eso no lo hacemos más porque... porque nos da vergüenza. Y además, la gente se reiría de uno en la calle. Y uno ya no está para andar haciendo papelones. ¿O me equivoco?
Pero no sé, tengo la sensación de que, tal vez... les enseñamos muchas cosas a nuestros hijos y.. y tenemos vergüenza de enseñarles todos los días lo que es el amor. ¡Ah!, ¡maldita vergüenza!... ¡Pobre mi Susy!... ¿Qué le digo la próxima vez?.. Ay. Mi Dios, ayúdame por favor. Ayúdame sin que nadie lo sepa. Tengo mucha vergüenza, ¿sabés?
Son cosas íntimas, muy íntimas.
SANTIAGO GIURI

villa del parque

Staff de surevistabarrial.com.ar
Editor: Jorge Hevia.
Contenidos historicos y de Surevista (medio gráfico)

Sitio diseñado, posicionado y mantenido por

Ponemos su empresa en internet.
- Sitios web
- Diseño y manejo de su facebook y twitter

Email: contacto@surevistabarrial.com.ar

Formulario de contacto

Turismo

 
Medios periódísticos del mundo